EL ORIGEN DEL TOUR DE FRANCIA

EL ORIGEN DEL TOUR DE FRANCIA

La idea del Tour de Francia empezó a gestarse a finales del siglo XIX con la disputa de las primeras carreras ciclistas como la París-Brest-París, que debía completarse sin parar por las noches para cubrir hasta 1.260 kilómetros.

La respuesta positiva que recibieron este tipo de carreras hizo que empezaran a pensar en cómo seguir incrementando sus ventas. Sin embargo, no fue hasta que el encargado de la sección de ciclismo, Geo Lefevre, se le ocurrió un buen día en 1902 el crear una vuelta en bicicleta a lo largo del país. Sin embargo, su idea contaba con numerosos problemas de infraestructura como la financiación, el alojamiento de los corredores o los desplazamientos de una ciudad a otra.

Aquí entró en acción Henry Desgrange que, apoyado por su socio Victor Goddet, empezaron a trabajar en la idea. Finalmente, en enero de 1903 el rotativo anunció a los corredores el inicio del plazo de inscripciones. La aventura constaría de seis etapas con un recorrido total de 2.428 kilómetros y 20.000 francos en premios.

Tan sólo quince corredores respondieron al anuncio, esto obligó a los directores del diario L´Auto a retrasar la carrera al mes de julio mejorando los premios. Los lectores respondieron positivamente y al final la carrera contaba con sesenta participantes.

Todo estaba preparado para comenzar el 1 de julio de 1903 en el Café-Hotel Reveille Matin de la localidad de Montgeron, a las afueras de París, debido a la prohibición de las autoridades de celebrar una carrera en las calles de la capital. El recorrido debía completarse en las siguientes ciudades: París, Lyon, Marsella, Toulouse, Burdeos y Nantes.

Los corredores competían durante la noche y entre etapa y etapa tenían tres días de descanso para recuperarse de jornadas que podían ir hasta veinte horas encima de la bicicleta. De los sesenta que participaron, tan solo 21 llegaron a la meta. Así nació el Tour de Francia.

LA HISTORIA DEL ATLETISMO PUEDE SER TAN ANTIGUA COMO LA DE LA HUMANIDAD

LA HISTORIA DEL ATLETISMO PUEDE SER TAN ANTIGUA COMO LA DE LA HUMANIDAD

Desde el principio de los tiempos, todo ser humano posee una tendencia natural a poner a prueba su forma física. Los primitivos tenían que correr detrás de la presa para poder cazarla con el lanzamiento de una herramienta construida por ellos mismos. Incluso podemos encontrar huellas de los ejercicios atléticos en la antigüedad localizados en Grecia e Irlanda. Esto hace que el atletismo sea la forma organizada de deporte más antigua que existe.

En la literatura griega clásica hay descripciones de carreras celebradas en la Hélade al menos mil años antes del nacimiento de era cristiana, asociada a fiestas religiosas. El primer olimpionikós, cuyo nombre conocemos como Coroebus, fue el vencedor de la carrera de velocidad en el año 776 a.C. Se fueron añadiendo diferentes pruebas como el diaulos, el dólico y el pentatlón. Los ganadores recibían grandes honores y algunas hazañas eran relatadas por escritores y filósofos. Por ello, se conoce la mayor parte de los nombres de los antiguos campeones olímpicos.

Otros acontecimientos importantes de la antigua Grecia eran los juegos píticos, nemeos e ístmicos. Los juegos píticos tenían lugar en Delfos y tenían una resonancia casi equiparable a los juegos olímpicos. Con el tiempo, los premios adquirieron tal magnitud que sus receptores se hicieron profesionales.

Los premios a los ganadores eran de gran valor. El final de los juegos fue decretado por el emperador romano Teodosio en el año 393, llegó como efecto resultante de varios factores y no como mera consecuencia de las rivalidades religiosas y políticas. Durante ocho siglos no se celebraron competiciones organizadas de atletismo.

El seguimiento del atletismo aumentó en Europa y América hasta que en 1896 se iniciaron en Atenas los Juegos Olímpicos de la era moderna, una modificación restaurada de los antiguos juegos que los griegos celebraban en Olímpia. Durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI, los juegos se han celebrado en varios países a intervalos de cuatro años, excepto en tiempo de guerra. En 1913 se fundó la Federación Internacional de atletismo Amateur, con sede central de Londres, con el fin de ser organismo rector de las competiciones de atletismo a escala internacional, estableciendo las reglas y dando oficialidad a los récords obtenidos por los atletas.

¿CÓMO HAGO MI SPRINT MÁS RÁPIDO?

¿CÓMO HAGO MI SPRINT MÁS RÁPIDO?

Dominar la tácnica del atletismo (I): Esprintar

Una buena velocidad de Sprint es esencial para la mayoría de los deportes. Algunas personas, como Usain Bolt y Jesse Owens, son bendecidos con grandes genes deportivos. Con una reacción natural más rápida de nacimiento, se hace una gran diferencia entre velocistas Olímpicos y el resto de nosotros mortales. Hacer sprint más rápido depende de lo bien que entrenas y de la disciplina que tengas a la que dominar la técnica de Sprint.

Tanto si sueñas con ganar la carrera de pista de tu escuela, como si quieres representar a Singapur en los juegos de Commonwealth un día, estos consejos te ayudarán a mejorar tu tiempo en marcha.

Aumentar la longitud de zancada

Como puedes intuir, cuantos menos pasos des, más rápido vas a cubrir la distancia prescrita. Muchos corredores, corren con elevaciones altas de rodilla pensando que conseguirán pasos más grandes – pero esto está mal. Mantén las piernas a luna a la altura a la que corres, manteniendo las rodillas altas pero no demasiado. Utiliza tus isquiotibiales, además de tus cuádriceps. Esto alarga la zancada y mejora tu velocidad. Sprints en colina, o arrastre de trineo, son las mejores opciones para entrenar esto.

Fortalece tu núcleo

Una buena postura depende de tener los músculos fuertes. Si te encuentras haciendo pivotar los brazos de lado a lado, o si estas haciendo pivotar un brazo más que el otro, lo más probable es que necesites trabajar en la espalda y los músculos abdominales. Mantén el núcleo de tu cuerpo en posición vertical, inclinado hacia adelante sólo cuando paras y endereza lentamente el resto de la distancia. Una forma rápida de fortalecer tu núcleo es recordar constantemente no encorvarse, aun cuando estés haciendo rutinas diarias.

Movimiento de las piernas

Cuando corres, tus piernas deben estar en un ángulo de 45 grados cuando las levantas. Una vez que el pie golpea la superficie de la pista, se alzarán, para acelerarte y aumentar la flexión de cadera eficientemente.

Ve al gimnasio

Esprintar es una actividad anaeróbica, que requiere ráfagas explosivas de la velocidad. Una forma rápida de aumentar tu fuerza es levantar pesas en el gimnasio y hacer ejercicios pliométricos explosivos así como tiros de balón medicinal en el campo. Ten en cuenta, que no estas entrenando para ser el cachas del gimnasio. Estos ejercicios pretenden aumentar la fuerza en los músculos necesarios para mejorar su funcionamiento. Asegúrate de que estas en contacto con un entrenador en el gimnasio para hacer ejercicios convenientes para construir la velocidad explosiva.

Fortalece el flexor de tu cadera

La investigación ha sido realizada comparando al corredor más rápido de Japón, con Asafa Powell, de Jamaica. ¿La diferencia entre los dos? El tamaño de la sección transversal de los iliopsoas, también conocido como el flexor de cadera. Cuanto mayor sea el músculo, más fuerza puede generar.

Ejercicios como sprint a colinas y levantar las piernas con bandas elásticas, fortalecerán tus flexores de cadera. Flexores de cadera más fuertes, mejorarán el rendimiento de tu funcionamiento y te protegerán de lesiones.