LA HISTORIA DEL ATLETISMO PUEDE SER TAN ANTIGUA COMO LA DE LA HUMANIDAD

LA HISTORIA DEL ATLETISMO PUEDE SER TAN ANTIGUA COMO LA DE LA HUMANIDAD

Desde el principio de los tiempos, todo ser humano posee una tendencia natural a poner a prueba su forma física. Los primitivos tenían que correr detrás de la presa para poder cazarla con el lanzamiento de una herramienta construida por ellos mismos. Podemos encontrar huellas de los ejercicios atléticos en la antigüedad localizados en Grecia e Irlanda. Esto hace que el atletismo sea la forma organizada de deporte más antigua que existe.

En la literatura griega clásica hay descripciones de carreras celebradas en la Hélade al menos mil años antes del nacimiento de era cristiana, asociada a fiestas religiosas. El primer olimpionikós, cuyo nombre conocemos como Coroebus, fue el vencedor de la carrera de velocidad en el año 776 a.C. Se fueron añadiendo diferentes pruebas como el diaulos, el dólico y el pentatlón. Los ganadores recibían grandes honores y algunas hazañas eran relatadas por escritores y filósofos. Por ello, se conoce la mayor parte de los nombres de los antiguos campeones olímpicos.

Otros acontecimientos importantes de la antigua Grecia eran los juegos píticos, nemeos e ístmicos. Los juegos píticos tenían lugar en Delfos y tenían una resonancia casi equiparable a los juegos olímpicos. Con el tiempo, los premios adquirieron tal magnitud que sus receptores se hicieron profesionales.

Los premios a los ganadores eran de gran valor. El final de los juegos fue decretado por el emperador romano Teodosio en el año 393, llegó como efecto resultante de varios factores y no como mera consecuencia de las rivalidades religiosas y políticas. Durante ocho siglos no se celebraron competiciones organizadas de atletismo.

El seguimiento del atletismo aumentó en Europa y América hasta que en 1896 se iniciaron en Atenas los Juegos Olímpicos de la era moderna, una modificación restaurada de los antiguos juegos que los griegos celebraban en Olímpia. Durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI, los juegos se han celebrado en varios países a intervalos de cuatro años, excepto en tiempo de guerra. En 1913 se fundó la Federación Internacional de atletismo Amateur, con sede central de Londres, con el fin de ser organismo rector de las competiciones de atletismo a escala internacional, estableciendo las reglas y dando oficialidad a los récords obtenidos por los atletas.

IRENE SÁNCHEZ-ESCRIBANO EN LA ESCUELA DE GIMNASIA DE TOLEDO

IRENE SÁNCHEZ-ESCRIBANO EN LA ESCUELA DE GIMNASIA DE TOLEDO

El acto homenaje tuvo lugar durante el V Control de Marcas de Invierno del Club Atletismo San Ildefonso-Banco Mediolanum, organizado por el Club San Ildefonso en colaboración con el Ayuntamiento de Toledo y la Federación Regional de Atletismo. Al evento ha acudido el concejal de Deportes, Juan José Pérez del Pino; presidente del Club Atletismo San Ildefonso, Jesús Tomás Sánchez Escribano y el delegado de la Federación regional de Atletismo, José Antonio Saldaña, entre otros.

La regidora toledana expresó su satisfacción en “un día importante” para el atletismo toledano por brindar este reconocimiento a la primera mujer que lo tiene, y hacerlo en el lugar donde arrancó el atletismo. La alcaldesa expresó el apoyo y reconocimiento de la Corporación al atletismo, al deporte y a Irene.

Después de la inauguración de la huella, Sánchez-Escribano manifestó su satisfacción por sentir que le han cedido “un trozo de la pista” en que ha entrado siempre y también con el resultado final de la huella, una obra de Ángeles de las Heras.

La atleta ha manifestado que correrá mañana el Campeonato de España en Salamanca, donde luchará por las medallas en los tres mil. Ha añadido que hará todo lo posible por conseguir participar en el Campeonato del Mundo de Londres.

Irene Sánchez-Escribano es la primera mujer atleta toledana en vestir la camiseta de la Selección Española de Atletismo en Categoría Absoluta. Además, es subcampeona de España en categoría Promesa en 2014; Campeona de España Absoluta en 2015; actual subcampeona de España Asoluta en tres mil obstáculos y dos veces internacional absoluta en 2016.

RICK Y DICK HOYT: UNA HISTORIA DE PELÍCULA

RICK Y DICK HOYT: UNA HISTORIA DE PELÍCULA

Rick y Dick Hoyt son la historia de un padre que nunca dejó de luchar por alcanzar la felicidad de su hijo.

Esta historia de película se inició en Winchester, EEUU, hace casi cincuenta años con el nacimiento de Rick, el mayor de los tres hijos de Dick Hoyt. Durante el parto, el cordón umbilical se enroscó en el cuello del niño y lo estranguló, un problema que impidió la oxigenación del cerebro, provocando una lesión cerebral con daños irreversibles que lo incapacitaron para hablar y controlar los movimientos de los miembros de su cuerpo.

A los nueve meses de edad, los médicos dijeron a los padres del bebé: “Líbrense de él, es mejor internarlo. Él será un vegetal toda su vida”. Dick y su esposa lloraron durante días pero finalmente decidieron tratarlo como un niño normal. Rick estuve lleno de amor aunque nadie sabía hasta qué punto él percibía este tipo de emociones y sensaciones que lo rodeaban.

Sus padres jamás desistieron y a los once años lo llevaron al departamento de ingeniería de la Tufts University para comprobar sus posibilidades de comunicarse. Aquí le dijeron que no existía ninguna forma, que su cerebro carecía de cualquier tipo de actividad. Entonces, sus padres pidieron que contaran un chiste y Rick comenzó a reír, y sus padres dijeron que algo debía haber ahí dentro para provocar, al menos, esa sensación.

Estos científicos desarrollaron un sistema de comunicación para el niño basado en movimientos laterales de la cabeza, la única zona de su cuerpo que podía mover. De esta manera, él podía elegir letras que iban pasando por una pantalla y, muy lentamente, formar palabras.

Rick era un niño muy participativo y así fue como se inició la idea de empezar a correr. Un colega de la escuela sufrió un accidente y quedó paralítico. Fue organizada una carrera para recaudar dinero para el tratamiento. Y Rick, a través del ordenador pidió: “Papá, tengo que hacer algo por él, quiero participar. Tengo que mostrarle que la vida continúa, aunque él esté paralizado. Quiero participar de la carrera”.

Su padre, tenía entoncescuarenta años y no era atleta, corría tres veces por semana para mantener el peso. Poco a poco, empezaron a correr y llegaron hasta la línea de meta. Después de esa carrera, Dick tenía el cuerpo dolorido pero su hijo le dije “Papá, durante la carrera sentí que mi deficiencia desaparecía, me sentí como un pájaro libre”.

Estas palabras cambiaron para siempre la vida de Dick, que quiso dar a su hijo esa sensación cada vez que pudiera. Por ello, comenzó a entrenar y finalmente se propusieron incluso un triatlón, algo que conmovió al resto de participantes.

Actualmente, Rick tiene 46 años, se graduó en educación especial en la Universidad de Boston. Ya no vive con sus padres, vive solo con la ayuda de personas que lo asisten. Su padre, escribió un libro y creó una fundación para ayudar a otros personas con parálisis cerebral.